CURIOSIDADES MUSICALES

Existen ciertos soniquetes o musiquillas que invaden nuestra vida diaria a los que, por de sobra conocidos, no prestamos la menor atención. Algunos de ellos esconden tras de si grandes obras de los mejores compositores de todos los tiempos. Así, a modo de ejemplo, el famosísimoNokia Tune” que escuchamos todos los días al encender nuestros teléfonos móviles, está inspirado en el “Gran Vals” del maestro Francesc Tárrega; la sintonía de la Cadena Ser forma parte de “Azul”, de la “Música Callada” de Federico Mompou; y la archiconocida sintonía de Eurovisión no es sino la “Ouverture” del “Te Deum” de Marc Antoine Charpentier. Abrid vuestras orejillas y descubriréis muchas más, empezando por aquel minueto de Boccherini que todos conocemos como “el de la miel de la Granja San Francisco”…


CIA: THE WORLD FACTBOOK 2007

No se si conoceis este libro, pero sin duda él si os conoce a vosotros. Desde 1.975 la Agencia Central de Inteligecia norteamericana viene editando esta obra, THE WORLD FACTBOOK, en la que recoge los perfiles de la práctica totalidad de los estados del planeta, adjuntando en cada ficha los principales datos geográficos, políticos, económicos, sociológicos, comerciales, militares…, empezando por la bandera y terminando por las disputas internacionales de cada país. A nosotros nos recuerdan, entre otros, el pintoresco episodio de la Guerra de las Naranjas, en la que Godoy, Príncipe de la Paz, se apoderó de ciertas plazas portuguesas, devolviéndolas todas ellas tras la firma del Tratado de Badajoz, salvo la de Olivenza, cuya soberanía sigue reclamando en la actualidad, más bien de modo anecdótico, la república portuguesa.

O CARALLO 29 EXISTE

A continuación publico una anécdota que me remite mi compañera en el Collegium Compostellanum Xoana Pintos. La noticia como tal aparece publicada por Martín Fernández en http://santiagodecompostela.vivelaciudad.es/2007/03/08-o-carallo-29 El carallo 29 existe:
““O carallo 29″ es una expresión que forma parte del acervo popular de la lengua gallega. El término carallo (carajo en español) hace referencia vulgarmente al pene, al miembro viril. En gallego, uno de los idiomas más ricos en matices que hay, esta palabra ha traspasado la frontera idiomática hasta convertirse en un vocablo universal que, sin perder su expresividad original, se puede utilizar en diferentes ámbitos y con distintos significados: admiración, asombro, desprecio, duda…
Precisamente, la expresión “o carallo 29″ tiene connotaciones de duda, reparo, recelo, incertidumbre o desconfianza. Y tiene un origen histórico que se remonta ya a los tiempos de la Restauración, momento en el que el artículo 29 de la Ley Electoral proclamaba automáticamente ganador de las elecciones a un candidato cuando era el único que se presentaba en un distrito electoral y sin necesidad de celebrar las votaciones. Motivo por el cuál se hacía todo lo posible, legal o ilegalmente, por lograr el candidato único y la consecuente aplicación del artículo en cuestión. Razón por la que los gallegos, que vivieron en primera persona el caciquismo de la época, bautizaron el artículo con tal expresión, con las connotaciones mencionadas ya anteriormente.
Muchos son los que habrán escuchado esta expresión alguna vez. Pocos los que conocen su origen. Pero casi nadie sabe de su existencia real. Porque sí, existe. O carallo 29 está en el número 29 de la Rúa Travesa. Realmente está en el 9 de la Rúa de San Bieito, calle perpendicular a la Rúa Travesa, que, aunque acaba en el número 27, si continuase nos encontraríamos en el 29 con una piedra con forma de carallo, de pene.
Para llegar hasta allí, y a modo de orientación, en la Plaza de Cervantes cogemos la calle que está entre el Restaurante Casa Manolo y la Iglesia de San Bieito do Campo, ambos haciendo esquina. Esa calle es la Rúa de San Bieito, que baja hasta el Colegio Mayor San Agustín. Unos 25 metros antes del final de la calle se encuentra la piedra, en el cruce con la Rúa Travesa.
Imprescindible:
Comprobar uno mismo in situ su existencia.
No hagas la gracia de sentarte en ella por si alguien fotografía el momento. Te perseguirá toda tu vida.”